3 razones para ver Oso Polar, una película hecha con celular.

14.09.2020

Oso polar (2017), el tercer largometraje del director mexicano Marcelo Tobar, pone en evidencia el acoso escolar que, desde la anécdota infantil y las frustraciones adultas. La primera clave son ellos, la historia de los tres amigos que se fusiona en una horrenda comedia humana. Flor con su prepotencia y su racismo, Trujillo con su clasismo, Heriberto con sus miedos. Como una bomba de tiempo, las tensiones pasarán de la nostalgia a los insultos, de la calma a la pasivo-agresividad. Estos tres personajes emprenden un viaje en automóvil para asistir al reencuentro de su generación de la primaria.

Esta película, filmada enteramente por iPhones, ganó en la categoría Mejor Largometraje de Ficción en la XV Edición del Festival Internacional de Cine de Morelia y fue uno de los filmes más esperados al igual que La forma del agua (2017) de Guillermo del Toro o la también afamada producción de Pixar, Coco (2017).

Tras recibir este reconocimiento, el director Marcelo Tobar, agradeció a todas las personas que fueron parte del proceso y señaló, para todos aquellos que se inician en el mundo del cine, que aun contado con pocos recursos se pueden realizar buenas producciones. 

Fuente: Filmaffinity

Sin embargo, la tesón y perseverancia del cineasta no son los únicos motivos para disfrutar de este filme, el dinamismo en Oso polar transita de los asientos del auto de Heriberto a las calles viejas y destartaladas de la Ciudad de México. El humor y los paisajes de la película son uno mismo: al tiempo que los comentarios se tornan más violentos, la ciudad comienza a atraerlos a parajes más oscuros. La fusión entre el espacio físico y la narrativa emocional adquieren mayor fuerza cuando el registro de la película es, al mismo tiempo, la forma en cómo quedan registradas estas tensiones, etc. Aun así, aquí te damos 3 motivos puntuales y detallados, por los cuales no puedes dejar de ver esta película.

FONDO: Construcción de los personajes

El guion de Oso Polar, escrito casi en su totalidad por Tobar, prueba que no se necesita de cámaras profesionales para contar un historia cuando hay personalidades que la puedan sostener. Es por eso que nuestros personajes en cuestión se muestran como seres impredecibles e interesantes. Tenemos a Flor, interpretada por Verónica Toussaint, quien se muestra tormentosa y defectuosa, pero determinada y lo mismo sucede con Trujillo, a quien Álvarez da vida, un personaje que carece de compasión y al mismo tiempo de maldad, pero lidia con una evidente falta de confianza en sí mismo ante la mujer que ama. Ambos actores hacen un gran trabajo delineando a sus personajes y ofreciéndoles la complejidad que emana el guion.

FORMATO: primera película mexicana grabada con un móvil

Como ya lo mencionamos, Oso Polar es la primera película mexicana grabada en su totalidad por una cámara de teléfono. Siendo más precisos, la cinta fue filmada con un iPhone 5, un modelo ya algo "pasado de moda" si lo comparamos con los dispositivos actuales, y requirió tan sólo 250 mil pesos de financiamiento, los cuales se recaudaron a través de una plataforma digital. A pesar de que los recursos fueron escasos, el filme se beneficia a lo grande de su formato, puesto que le da una sensación de cercanía e intimidad a los diversos hechos relatados. La cinta consigue crear una atmósfera mucho más privada, que aumenta aún más con otras secuencias que juegan con la idea de metraje encontrado, a pesar que la cámara no es de lente fijo y en algunos casos la calidad de las escenas no es la mejor. En gran medida, el éxito del formato también depende de la edición del filme y de la selección de planos, los cuales hacen hincapié en la indiscutible expresividad de los personajes.

FRESCURA: originalidad en los temas

Hay muchos temas dentro de la cinta de Tobar, como la maternidad, religión, sexualidad o el desafortunadamente popularizado bullying, los cuales pueden ser fácilmente identificados por la audiencia al ver con ojo inquisidor a los personajes. Cada uno parece manejar sus propios márgenes, pero sin duda el tema principal es la confrontación al trauma infantil y la resolución de ese conflicto. Justo cuando, en los últimos minutos de la cinta, parece que la película tendrá un final predecible, la mirada de su director gira para dar una lección a los espectadores sobre el carácter del ser humano y lo único necesario para apaciguar a los demonios internos: la compasión por los demás.

Rodaje de Oso Polar

Es inevitable preguntarse, previo a los minutos finales de la cinta: ¿qué ocurrirá cuando el viaje de Flor, Trujillo y Heriberto culmine? ¿qué hay más allá de la llegada al destino de los tres? Toda travesía tiene un inicio, nudo y descelance, pero este viaje, en especial, ha sido construido mediante flashbacks de la vida de Heriberto: una violencia que acaba cuando se rompe el silencio.

Dicen que los seres humanos somos más crueles que cualquier otra especie, entonces, el hecho de poder hablar, no está exento de venganza, furia y rencor.

Si has quedado tan encantado/a como nosotros, aquí te dejamos el trailer de la película.

Trailer: Oso Polar (2017)


Por: Francesca Calderon Arias


Fuentes: